Los tanques se clasifican en dos tipos: estacionarios o móviles (remolques). Durante el traslado entre tanques se utilizan equipos definidos según el producto involucrado, prestando atención a la compatibilidad química. Las operaciones de transferencia están debidamente fundamentadas y completamente monitoreadas para identificar posibles informalidades durante el proceso. Si hay alguna irregularidad, se detiene la transferencia para realizar análisis y regularización para continuar con el procedimiento.

Vea también: